Grado de Multimedia Universitat Oberta de Catalunya

El futuro ya no es lo que era

César Córcoles

Si hay una necesidad continua para un profesional multimedia, es la de intentar anticipar el futuro. ¿Qué estaremos haciendo mañana? ¿Qué haremos dentro de diez años? Como es natural, se trata de un objetivo que hace décadas que se da. Consideremos, por ejemplo, el siguiente vídeo de 1967 (fuente):

Si algo podemos observar es que prever el futuro (a cuarenta años vista, nada más y nada menos) es una empresa complicada: vamos a quedarnos cortos y vamos a pasarnos de largo, y es muy improbable que acertemos con precisión.

Y es que es muy difícil anticipar los efectos brutales de la ley de Moore:

Foto de un iPhone y un enorme ordenador portátil de principios de los 80, de unos 20 kilos de peso

Lo último en tecnología móvil de principios de los ochenta, el Osbourne Executive, frente al iPhone del 2009. Naturalmente, el iPhone es mucho más potente en todos los aspectos. Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Osborne_Executive_with_iPhone_in_2009.jpg.

Sin embargo, anticipar los cambios puede suponer una ventaja competitiva espectacular, por lo que prácticamente nos vemos obligados a jugar a ser adivinos. Por fortuna, contamos con la ventaja de que, aunque sabemos que la empresa es prácticamente inviable…

Captura web. Explicación a continuación

Artículo en Forbes que critica a posteriori algunas de las previsiones de Ray Kurzweil, uno de los futuristas de más prestigio. Fuente: http://www.forbes.com/sites/alexknapp/2012/03/20/ray-kurzweils-predictions-for-2009-were-mostly-inaccurate/

… también es fácil defender las predicciones que hicimos, si estas son lo suficientemente imprecisas:

Captura web. Explicación a continuación

El propio Ray Kurzweil defiende la precisión de esas mismas predicciones en un artículo en The Verge. Fuente: http://www.theverge.com/2012/3/22/2893278/ray-kurzweil-claims-2009-predictions-mostly-inarguably-accurate

En cualquier caso, podemos ver que casi siempre resulta un ejercicio muy interesante repasar las predicciones que se hicieron hace tiempo sobre el futuro que ya ha llegado e intentar aprender de ellas.

Imagen de un tebeo antiguo. Una persona usa un ordenador con elementos de interfaz que recuerdan bastante a cómo son los ordenadores hoy

Podemos, por ejemplo, repasar el artículo Sunday funnies blast off into the Space Age, aparecido en enero del 2012 en el blog Paleofuture del Instituto Smithsonian, que repasa la visión del siglo XXI reflejada en algunas tiras cómicas publicadas a finales de los sesenta y principios de los setenta del siglo XX…

… o repasar este anuncio de un producto real de 1972, el Xerox Alto, uno de los pocos productos comercializados (con muy poco éxito comercial) por el centro investigación e innovación PARC de Xerox.

Cabe destacar que una de las muchas figuras míticas para la historia de la informática y la manera con la que interactuamos con ella, Alan Kay, continuó (y continúa) trabajando en predecir el futuro de la forma más práctica, inventándolo.

Captura web. Explicación a continuación

El artículo Back to the future — In honor of Encyclopedia Britannica giving up its print edition repasa algunas de las clarividentes predicciones de Alan Kay en 1982, cuando trabajaba como científico jefe en la compañía de videojuegos Atari.

¿Cómo será el futuro? Está claro que no lo sabemos. Como dice William Gibson, de hecho ya está aquí, pero mal distribuido. Y, para que quede constancia, cerramos con dos vídeos que explican cómo era el futuro visto desde los primeros años del siglo XXI:

Por un lado, la visión de Corning (los fabricantes del gorilla glass que protege las pantallas de muchos de los smartphones actuales) en A day made of glass 2

y, por el otro lado, la visión de Microsoft de los entornos de oficina dentro de unos años.