Grado de Multimedia Universitat Oberta de Catalunya

Internet: qué y cómo

Carlos Casado Martínez

Aunque todos tenemos, más o menos, una idea del funcionamiento básico de La Red, no solemos tener claro qué es, cómo funciona y cuáles son sus componentes básicos. Para tener un mejor conocimiento de la llamada red de redes, veremos algunos conceptos básicos además de conocer algunos detalles que seguramente nos pasan desapercibidos.

Una pausa antes de empezar: leyendo estas líneas tal vez os entre la curiosidad de conocer un poco de historia de Internet. Para saciarla podemos recomendar un artículo,  Una breve historia de Internet escrito por algunos de sus protagonistas.

¿Tenemos claro qué es Internet?

Aunque su parte más visible sean las páginas web, en realidad Internet es mucho más que eso. Internet es la red que permite compartir datos entre millones de ordenadores de todo el mundo. Es la estructura, no los contenidos.

De hecho, la web es una parte de Internet. Otras partes (aunque no todas) serían:

  • El correo electrónico
  • La transmisión de archivos vía FTP o por protocolos P2P
  • Telefonía (VoIP)
  • Acceso remoto a equipos
  • Mensajería instantánea

Así, podemos decir que lo que define a Internet es, por una parte, la interconexión entre diferentes redes de ordenadores y, por otra, la facilidad para transmitir cualquier tipo de datos a través de estas redes, de manera eficaz y descentralizada.

Un poco de tecnología

La base de esa red es el método de envío entre los diferentes ordenadores y redes que la componen: la conmutación de paquetes. Esta tecnología soluciona el problema de conectar dos ordenadores: el que envía la información (servidor) y el que la recibe (cliente). La solución más fácil para conectar dos ordenadores es que haya un cable que los una. Sin embargo, cuando hablamos de millones de ordenadores interconectados esta solución es inviable. La tecnología que usa Internet (llamada datagrama[1] [2]) divide los datos a enviar en paquetes que contienen información de la dirección de origen y de destino. Los paquetes se envían por el camino que el sistema calcula que es el mejor en cada momento, con lo que es posible que no todos sigan el mismo. Cuando los paquetes llegan, el ordenador de destino envía un paquete de confirmación al ordenador origen. Así, si pasado un tiempo no se ha recibido la confirmación, se vuelve a enviar.

Para identificar a los ordenadores que conforman la red, se usa la dirección IP que es única para cada ordenador conectado a Internet. Simplificando mucho, podemos considerar que hay dos tipos de ordenadores conectados a Internet, los servidores que proveen contenidos y los clientes que son los que los usan. Es importante que los servidores tengan una dirección IP fija, para que sean fáciles de encontrar siempre. En cambio, los clientes pueden cambiar su dirección cuando sea necesario (normalmente cada vez que se desconectan y se vuelven a conectar), de manera que las direcciones IP se pueden aprovechar para diferentes clientes, aunque una IP solo sirve para un cliente cada vez. Así es como los proveedores de servicios de Internet suelen asignar la IP a los usuarios domésticos y se le suele llamar IP dinámica.

Internet es una red de redes. Por tanto, una IP puede referirse a un solo ordenador o a una red de ordenadores. En las conexiones domésticas, el router que da acceso a la red es el que tiene la IP de Internet, mientras que los ordenadores conectados al router tienen una dirección IP de la red privada[8]. El router se encarga de transmitir las peticiones de los ordenadores internos a Internet y redirigir las respuestas al ordenador que toca. Las redes internas suelen tener una dirección del tipo 192.168.xxx.xxx de manera que si se quiere conocer la IP de internet hace falta, o bien acceder al router o bien consultar alguna página web que nos informe de cuál es.

Esquema genérico del funcionamiento de Internet

Esquema genérico del funcionamiento de Internet
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Internet_Connectivity_Access_layer.svg

Las direcciones de Internet: de la IP a el URI

Ya hemos visto que todas las máquinas conectadas a Internet (ordenadores, routers, otros dispositivos, …) deben tener una dirección IP que las identifique de manera única dentro de la Red. Gracias a ello, si queremos acceder a los datos almacenados en un determinado servidor, tan solo necesitamos conocer su IP (y tener el programa adecuado para acceder). Pero las IP son un conjunto de números difíciles de recordar, por lo que se adoptó un sistema que permite convertir esas IP en un texto llamado URL (Uniform Resource Locator traducido: Recurso de Localización Uniforme). Las URL acostumbran a estar formadas por dos o más palabras separadas por puntos. La situada más a la derecha se llama dominio de primer nivel y puede ser un indicativo de país (es, fr, de), o un dominio genérico (com, net, cat). A la izquierda se van poniendo subdominios, dejando habitualmente, el subdominio de más a la izquierda para el nombre de la máquina. Algunos ejemplos de nombres dominio son:

  • www.uoc.edu
  • multimedia.uoc.edu
  • informatica.blogs.uoc.edu

Pero si nosotros escribimos un nombre de dominio para referirnos a una dirección IP, de alguna manera se debe obtener la IP a partir del nombre de dominio. De esa traducción se encargan los llamados servidores de DNS.

¿Y el URI? El Identificador uniforme de recursos (Uniform Resource Identifier) está formado por el protocolo (http para las páginas web, ftp para el acceso a archivos, mailto para el correo electrónico), la URL y la dirección del contenido dentro del servidor. Así, algunos URI podrían ser:

  • http://www.uoc.edu
  • http://mosaic.uoc.edu/category/articulos/
  • http://www.uoc.edu/portal/ca/index.html
  • https://www.google.com/#hl=en&tbo=d&sclient=psy-ab&q=mosaic+uoc&oq=mosaic+uoc&gs_l=hp.3..44i39i27j0i30j0i5i30l2.6589.7383.1.7641.4.4.0.0.0.0.109.346.3j1.4.0.les%3B..0.0…1c.1.3.psy-ab.hUuRxUjNiro&pbx=1&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.r_cp.r_qf.&bvm=bv.42553238,d.d2k&fp=c0a50cf802ba8a9c&biw=1413&bih=937

Conclusión

Internet es una red de redes, donde los servidores son los que proporcionan los contenidos y los clientes los que los consumen. El envío de datos entre un ordenador y otro se hace de manera descentralizada de modo que el fallo de un nodo no afecta al funcionamiento general de la red. Las tecnologías que hay debajo son diversas y complejas, pero totalmente transparentes para el usuario. Gracias a ello Internet es universal.

Licenciado en informática por la Universitat Politècnica de Catalunya, es profesor del Grado de Multimedia y del Máster de Aplicaciones Multimedia de la UOC.