Multimedia Universitat Oberta de Catalunya

¿Cómo ser programador front-end el 2019?

Mireia Tort Noguera

Muchas veces antes de iniciarnos en una profesión o disciplina, nos preguntamos cuáles son las cosas necesarias para podernos dedicar a ésta. Y, en un mundo tan cambiante como es el mundo web, muchas veces nos podemos sentir abrumados al ver tantos lenguajes, tantas herramientas, tanto movimiento y tantos cambios. Es difícil empezar. Pero también resulta difícil mantenerse actualizado en los conocimientos.

Es por este motivo que hoy os vamos a recomendar algunos recursos que nos ayudarán a decidir qué aprender y qué conocimientos actualizar para poder dedicarnos al diseño web este 2019.

En primer lugar, compartimos con vosotros este resumen en 5 pasos en el que se indica qué conocimientos base necesitamos para dedicarnos a la programación y el diseño front-end.

En primer lugar, sitúa el paso 1 en tener una buena base de diseño. Aunque nos dediquemos a la programación front-end, también tenemos que tener conocimientos básicos de lo esencial del diseño: color y contraste, dominio del espacio blanco, uso de tipografías, conocimiento de la jerarquía visual y, sobre todo, velar por una buena consistencia.

Una vez conocemos los aspectos principales del diseño, en el 2º paso, nos centraríamos en aprender a crear interfaces de usuario (UI) adecuadas para nuestros proyectos. Prototipar y estructurar sitios web o apps o cualquier otro tipo de aplicaciones. Recomienda que antes de crear código HTML y CSS desde cero, primero creemos prototipos y maquetas para estructurar todos los elementos que configuraran las diferentes interfaces. Para trabajar en diseño UI, hay programas específicos que nos facilitarán la tarea, como: Sketch (para MAC), Adobe XD, Figma, InVision, etc.

El tercer paso nos situaría ya en el aprendizaje del código HTML y CSS. La red va llena de tutoriales para aprender HTML y CSS, para aprender a estructurar y poner estilos a todo lo que creamos en nuestros proyectos web. Pero, además, también nos recomienda el uso de Sass, un preprocesador de CSS que nos facilitará mucho el trabajo cuando trabajemos con hojas de estilo. Con la misma finalidad que Sass, también podríamos aprender a utilizar otros preprocesadores como Less, Stylus o Compass.

El 4º paso ya nos centra en una de las bases más importantes del desarrollo front-end: el JavaScript. Es un lenguaje que te permite actualizar contenidos dinámicamente, animar elementos, controlar elementos multimedia… Para trabajar en front-end te será absolutamente necesario tener unos conocimientos sólidos de este lenguaje y también de sus frameworks.

Y, con los frameworks y las librerías JS, llegaríamos al 5º y último paso. Estos frameworks y librerías de JavaScript nos serán muy útiles para crear aplicaciones complejas de una forma mucho más rápida y eficiente. Se nos insta a aprender a utilizar React, Angular o Vue.js, aunque resulta realmente difícil elegir con qué framework se va a trabajar. Cada uno debe encontrar con cuál de ellos se encuentra más cómodo y qué le resulta más fácil para sus proyectos.

Para saber más